• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Manual de Convivencia

Compartir

La Institución Educativa Cardenal Aníbal Muñoz Duque, cuenta con un Manual de Convivencia entre otros instrumentos para el logro de los objetivos institucionales encaminados al fortalecimiento de la cultura Cardenal. Estos se apoyan en los principios de: educación permanente, humanización de la persona, integralidad y convivencia, los cuales tienen por meta: la educación de alta calidad humana, académica, democrática y participativa, que contribuya al desarrollo personal y comunitario dentro de los ámbitos espiritual, tecnológico, agropecuario, deportivo, sociocultural, artístico y lingüístico; afianzando y proyectando tanto los valores institucionales como los que orientan los principios de las Leyes Colombianas.

Como Manual de Convivencia, se inspira en la filosofía de la Institución Cardenal Aníbal Muñoz Duque y es irrenunciable, porque condensa su identidad; sus contenidos, comprometen a todos sus miembros y pueden ser adaptados, mejorados y superados según las necesidades y conveniencias del hombre y de la institución con base en procedimientos legales. Obliga a todos los matriculados sin excepción durante el tiempo de duración del contrato de matrícula.

El Manual de Convivencia es necesario para convivir y trabajar juntos por el logro de objetivos comunes de nuestra comunidad Educativa, orientado al desarrollo integral de sus integrantes.

Algunas de las competencias que los procesos educativos contemporáneos demandan, tienen que ver con EL SABER SER y EL SABER CONVIVIR, como aprendizajes fundamentales no solo para vivir en comunidad, sino también para apropiarnos del saber en unión con los demás y así, plantear juntos, alternativas de solución a los problemas y dificultades que se nos presentan en el propósito común de mejorar nuestra calidad de vida a nivel individual y colectivo.

Ese saber estar y saber convivir implica incorporar a nuestra estructura mental otros aprendizajes y actitudes relacionadas con ellos, como el saber comunicarse y el saber trabajar junto al otro y con el otro, lo cual nos conduce a la tolerancia, al respeto y al cultivo de la reciprocidad, pasos fundamentales para fortalecer el tejido social y la humanización requerida en la búsqueda de la realización personal, que es el propósito último de la educación.

El Manual de Convivencia se convierte entonces, en esa herramienta pedagógica por excelencia que nos permite acordar, transferir e incorporar dichos aprendizajes enfocados hacia el fortalecimiento de la cultura Cardenal.”